1-800-987-654 admin@totalwptheme.com
2017 05 26 17.01.43 – Copia

Ratón guardadientes para hacer aún más especial ese momento…

Charlando una tarde con mi hermana, me comenta: ¿Sabes que a Jaime se le mueve un diente desde hace un par de días?

– ¿Se le va a caer un diente, yaaa?… ¡Si parece que fue ayer cuando le empezaron a salir!

Ella le había regalado a mi hija una cajita de madera en forma de muela para que guardara su primer diente y se lo llevara el Ratón Pérez. Once años después volvemos a vivir con mi sobrino la ilusión y la magia de recibir la visita de tan famoso personajillo.

¡No había tiempo que perder! Ahora me tocaba a mi regalarle algo donde pudiera guardar su diente. Así que, fieltro en mano y buscando ideas en internet, le hice un Ratón guardadientes para, como manda la tradición, colocarlo debajo de la almohada y así de recibir una moneda a cambio de tan valioso tesoro.

Y llegó el día!!!, no sé muy bien si a mí se me pasó el tiempo volando, si ahora los dientes se caen super rápido, o si las ganas que tenía Jaime de que llegara el Ratón Pérez aceleraron el proceso (dice mi hermana que no paraba de movérselo) pero el caso es que en tres días se le cayó.

A las 2 de la tarde, ocurrió el feliz acontecimiento. Mi sobrino, todo nervioso, le pide a su madre el Ratón guardadientes para guardarlo en el bolsillo tal y como decía el mensaje que llevaba “si un regalito quieres tener, tu diente en mi tripita debes meter”

– ¿Pero hijo, si no hay que colocarlo debajo de la almohada hasta por la noche?,

– Ya, no importa mamá, lo guardamos ahora y así no se pierde!

Así que el diente estuvo a buen recaudo desde esa hora.

Y la magia se produjo durante la noche… el Ratón Pérez entró en la habitación de Jaime y sin hacer nada de ruido le dejó dinero a cambio de su primer diente.

Son tan cuquis, suaves y simpáticos que hice unos cuantos más para llevarlos al mercadillo de la «Gira de Mercaderes» en el que participé el fin de semana siguiente, todos distintos para hacer de cada uno de ellos un regalito único y personal.

¡la verdad es que me los quitaron de las manos!

         

Espero que os hayan gustado.

Nos vemos en el próximo blog.

Como siempre, gracias por estar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *